oracion por la paz del mundo

Señor Jesús, tú guías sabiamente
la historia de tu Iglesia y de las naciones,
escucha ahora nuestra súplica.
Nuestros idiomas se confunden
como antaño en la torre de Babel.
Somos hijos de un mismo Padre
que tú nos revelaste
y no sabemos ser hermanos,
y el odio siembra más miedo y más muerte.
Danos la paz que promete tu Evangelio,
aquella que el mundo no puede dar.
Enséñanos a construirla como fruto
de la Verdad y de la Justicia.
Escucha la imploración de María Madre
y envíanos tu Espíritu Santo,
para reconciliar en una gran familia
a los corazones y los pueblos.
Venga a nosotros el Reino del Amor,
y confírmanos en la certeza
de que tú estás con nosotros
hasta el fin de los tiempos. Amén.
Paz

Autor: Padre Ignacio Larrañaga


Oh Dios,
que eres el insondable abismo de la paz,
el inefable mar del amor,
la fuente de bendiciones y el dador de afecto,
que envías paz a quienes la reciben.
Ábrenos hoy el mar de tu amor,
y riéganos con arroyos tormentosos
de las riquezas de tu gracia
y de las dulcísimos fuentes de tu bondad.
Haznos hijos de tranquilidad y herederos de paz,
y enciende en nosotros el fuego de tu amor.
Siembra en nosotros temor de ti;
fortalece nuestra debilidad con tu poder;
únenos estrechamente a ti,
y los unos a los otros,
en firme e indisoluble vínculo de unidad.
Amén.


Oración por la paz de nuestra nación

Señor Jesús, tu eres nuestra paz.
Mira a nuestra patria dañada por la violencia que la dispersa por el miedo y la inseguridad.
Consuela el dolor de quienes sufren.
Da acierto a las decisiones de quienes nos gobiernan.
Toca el corazón de quienes olvidan que somos hermanos y provocan sufrimiento y muerte.
Dales el don de la conversión para que sepan que lo que quieres es perdonarlos puesto que también son tuyos.
Protege a las familias, a nuestros niños, adolescentes y jóvenes.
Que como discípulos misioneros tuyos, ciudadanos responsables, sepamos ser promotores de justicia y de paz, para que en ti, nuestro pueblo tenga vida digna.
Amén


ORACIÓN POR LA PAZ EN MEDIO ORIENTE

Que todos los hombres de buena voluntad eleven una oración confiada al DIOS bueno y misericordioso para que conceda su Paz al mundo entero , especialmente a los pueblos de Medio Oriente.
Confiamos esta fervorosa súplica a la intercesión de la Virgen María, Madre del Príncipe de la Paz y Reina de la Paz tan venerada en los países de Medio Oriente, donde esperamos que reine rápidamente la reconciliación, por la cual JESÚS ofreció su Sangre preciosa. Amén.
Benedicto XVI.

Deje sus comentarios

*